Entrevistas

Javier Bagala, el artista que hace con su guitarra lo que le gustaría hacer con su voz

Si algo nutre a la escena del Metal Argentino son esos músicos entregados a su música con pasión y profesionalismo, que con constancia y humildad se convirtieron en referentes de buena parte de una generación. Días atrás pude hablar con uno de ellos, un verdadero Maestro (no solo porque es docente de vocación) que llegó a las tablas de la mano de Nepal con tan solo 15 años, siendo un adolescente obnubilado por Rhandy Roads, Malsteem y Van Halen. Luego de la separación de esta banda en 2001 poco supimos de él, hasta que en 2011 volvió al ruedo publicando el disco «Dharma», y seis años después «Causa y Efecto». Tiempo atrás nos alegramos con la noticia del regreso de Nepal, para celebrar los 30 años de «Raza de Traidores». Con ustedes Javier Bagala, el artista que hace con su guitarra lo que le gustaría hacer con su voz.

Los inicios:

– Muchas gracias por tu tiempo Javier, me gustaría que nos empieces contando por el comienzo. ¿Cómo llegaron el Rock y el Metal a tu vida, y cómo fue que empezaste a tocar la viola?
¡Hola Agustín! El Rock fundamentalmente llegó a mi a través de unos vinilos que había en casa, de mi mamá o de mi tío. Había discos de Los Beatles, de Creedence, y de otros artistas nacionales e internacionales. Recuerdo que estaba el álbum blanco de Los Beatles, pero en ese momento tenía 6 o 7 años, no me llamó la atención la tapa por ser blanca. Pero había un sencillo de ellos, que del lado A tenía «Let it Be», cuando la escuché por primera vez me encanto esa canción, y principalmente me encantó el solo que hacía George Harrinson. Yo en ese momento no tenía idea de lo que era una guitarra distorsionada, simplemente me llamó la atención el sonido que salía a través del vinilo.

– ¿Ý cómo y cuándo llega puntualmente el Metal?
Después el Metal llegó aproximadamente a los 13 años, cuando vi un programa de videos en algún canal de aire, creo que Canal 7, había visto «The Trooper» de Iron Maiden, y «Run to the Hills» también, y con eso quedé realmente fascinado! Ahí me dije que eso era lo que quería hacer. Un poquito más adelante vi el video de «Bark at the Moon», de Ozzy Osbourne, y quedé flasheado con Jake E. Lee, y ahí es que me dije a mi mismo que quería tocar Metal, acercándome a esa onda que estaba escuchando. 

– Con solo 15 años, todo un pibe, empezas a tocar en Nepal… ¿Cómo fue esto de siendo tan chico entrar a una banda de Metal con compañeros más grandes que vos, y en épocas difíciles como la post-dictadura?
Mirá, yo a los 14 ya sabía que quería tocar en una banda de Metal, y cuando tenía 15 años Nepal recién se estaba formando. Ellos estaban buscando una segunda guitarra, me fui a probar, no fue muy del agrado de uno de los guitarristas, pero en definitiva quedé. A esa edad no tenía mucha conciencia de absolutamente nada, sabía que la dictadura había quedado atrás, pero era muy chico en ese tiempo. lo que sí sabía era que quería tocar la guitarra en una banda de Metal y bueno, caí en Nepal! 

Su ingreso a Nepal 

En la genealogía del Metal Argentino, Nepal es considerada una de las agrupaciones pioneras del movimiento en los 80’s, que finalmente explotó en los ’90s. Está en la categoría de bandas de culto, aquellas que dejaron una huella muy marcada en una buena cantidad de seguidores, incluso en otros países de habla hispana. Nunca dependieron de los medios masivos, esos que machacan en radios y TV diariamente a sus oyentes, para estampar artistas empaquetados en sus mentes. A fuerza de melodías intensas, riffs épicos y emotivos, letras duras y al plexo, y un activismo incansable en los escenarios del under argentino en sus comienzos, Nepal pasó a ser un nombre de referencia para el Heavy Metal en castellano.  

El joven Javier junto a sus compañeros de tablas: Larry, Beto, Darío Galvan y Tato Devetak
Un joven Javier junto a sus compañeros de tablas: Larry, Beto, Darío Galvan y Tato Devetak

– Algo que siempre me gustó de Nepal, además de la potencia técnica y calidad compositiva, fueron sus letras, denunciando la depredación del planeta, a los represores, al racismo, a los golpistas, a los ladrones de guantes blancos, al individualismo, siempre del lado de la clase obrera, del humilde, del olvidado, del que no tiene voz… ¿Cómo se repartían esa tarea?
¡Excelente pregunta! El tema de las letras, como bien decis denunciando el individualismo, la depredación del planeta, el racismo, siempre del lado del trabajador y del humilde, es algo muy común hoy en día. Pero en el año ’93, cuando editamos «Raza de Traidores», en el ’95 que editamos «Ideología», y en el ’97 que editamos «Manifiesto», esos eran temas que prácticamente no se tocaban, el grueso de la población no se sentía afectada. Las letras siempre las compuso Larry, y él siempre fue un excelente letrista, muy motivado a la hora de escribir, y tenía una calidad muy pocas veces vista. La verdad nosotros en ese aspecto tuvimos suerte en la parte lírica porque Larry es un excelente letrista. ¡Si el disco «Manifiesto» hubiera sido grabado ayer, estaría denunciando todo lo que está pasando en este mismo momento en el país y en el mundo!

– Recuerdo haber leído en la recordada revista Epopeya, cuando lanzaron «Manifiesto», que fueron el primer grupo musical de nuestro país en grabar en el sistema Holophonic 3D, cómo se dio esto?
Es cierto, no solo que fuimos la primera banda en el país en grabar con el sistema holofónico, ¡sino que fuimos la primera banda de Metal en el mundo! Yo tenía conocimiento de que lo habían usado Paul McCartney, Pink Floyd, Steve Vai, pero por estos lados del mundo no lo había usado nadie. Y se dio que nosotros al tercer disco lo editamos a través de Nems, y se dio la casualidad de que Nems tenía contacto con el creador del sistema, que da también la casualidad que es un argentino, se apellida Zucarelli. Así tuvimos la posibilidad de grabar con ese sistema, de conocerlo y disfrutarlo mientras se grababa, era algo absolutamente novedoso. Y bueno, tener el placer y el privilegio de ser la primera banda de Metal en el mundo en usarlo, tiene un plus extra, no? ¡Tuvimos la suerte de llevar la delantera en eso!

– Después en 2000 cuando la banda pasaba un buen momento, se produce la separación de Nepal… fue algo que se veía venir o pasó repentinamente?
Bueno, de alguna manera en el 2000 Nepal estaba en el punto más álgido de su carrera, y como suele suceder con la mayoría de las bandas cuando están en su mejor momento, se separan! Era algo previsible, yo no la vi venir, pero de alguna manera Beto y Larry pudieron percibirlo, después cada uno siguió su camino. Creo que es algo que puede ser normal cuando uno no está convencido al 100% de lo que está viviendo, no?

El alejamiento de los escenarios

Separado Nepal en su mejor momento, Larry Zavala sale con su proyecto solista y Beto Vazquez se lleva al baterista Marcelo Ponce a su nueva banda de Power Metal Infinity. Pero Javier comienza a brillar por su ausencia en las tablas y los estudios, dejando a gran parte del público con un signo de pregunta en sus cabezas respecto de las andanzas de este verdadero genio de las seis cuerdas, que supo llegar al espectador a fuerza de riffs afilados y solos ideales para gente de paladar negro… 

Javier junto al gran Joe Satriani

– Después por muchos años te dedicaste de lleno a la docencia… ¿Por qué a pesar de ser uno de los referentes del Metal Argentino, se te dio por este alejamiento de los escenarios?
¡Así es! Después de la separación de Nepal, realmente no sabía muy bien lo que quería hacer musicalmente hablando, si sabía lo que no quería hacer. En la última época de Nepal yo comencé a terminar mis estudios musicales y me dediqué de lleno a la docencia, tarea que hago hoy en día, y gracias a dios ese es mi trabajo. Se podría decir técnicamente que hace 23 años que no trabajo, porque para mi la docencia no es un trabajo, recibo una remuneración por eso. Dar clases no es algo que me pese en lo más mínimo, y descubrí que mi tarea es la docencia, más que el escenario… Me gusta el escenario, pero me gusta un poquito más la docencia, ese fue el motivo por el cual decidí un poco alejarme.  

– En 2011 regresas al estudio para sacar un disco solista, «Dharma«, que si bien está dentro de la vena del Rock y del Metal, suena muy espiritual y nos va paseando por varios estados de ánimo, como si fuera música para el alma… ¿por qué decidiste hacerlo instrumental (a excepción de «Déjame ver» y «Solo hay un sueño»?
¡Excelente pregunta, ni yo la podría haber descrito mejor! Es cierto, yo sentía la necesidad artística de hacer algo, me tomé mi tiempo y decidí comenzar a grabar los demos. Ahí me di cuenta de una obviedad: que yo no sé cantar, entonces decidí hacerlo de forma instrumental, lo que yo hago con la guitarra es lo que me gustaría hacer con la voz si fuera un buen cantante. A «Dejame Ver» y «Solo hay un sueño» las compuse con un vocalista que es del sur, tiene una banda que se llama Huerken. Decidí incluirlas en el primer disco porque son maravillosas, me siento representado. Como vos bien decis es música para el alma, tenemos Metal, Rock, baladas, y es lo que a mi me gusta realmente hacer. Es un disco que muestra mis estados de ánimo, y es lo que en ese momento deseaba expresar y manifestar musicalmente hablando.

Javier Bagala, el artista que hace con su guitarra lo que le gustaría hacer con su voz

– En 2018 llega el turno de «Causa y Efecto», último disco solista hasta el momento, con la imagen en portada de una mariposa volando y detrás el planeta… ¿Tiene alguna referencia al viejo refrán chino del aleteo de la mariposa y sus consecuencias?
Efectivamente, en 2018 edito «Causa y Efecto», y la intención del aportada fue la mariposa con el planeta tierra detrás. Y sí, efectivamente hace mención a la teoría del caos, que el aleteo de una mariposa puede provocar un tsunami del otro lado del planeta. Tal como su nombre lo indica: Causa y efecto.

– En este lapso de tiempo colaboraste con Beto por un lado, y con Larry por el otro, con sus respectivos proyectos. Por lo visto siempre hubo buena onda entre ustedes, ¿por qué recién ahora se estaría dando la tan esperada por muchos reunión de Nepal?
Mira, yo participé en el primer disco de Beto como invitado en la guitarra, y después participé en el segundo disco de Larry, y también en el último que editó el año pasado. Si bien con Larry siempre tuvimos una conexión y nos mantuvimos en contacto, con Beto en su momento no habíamos terminado del todo bien. Tuvo que pasar un tiempo, hasta la pandemia, para volver a reencontrarnos. Y precisamente, ahí la pandemia nos volvió a acercar, y ayudar a limar las asperezas que habíamos tenido veinte años atrás. Con tan solo un llamado telefónico de diez minutos, solucionamos un asunto de dos décadas. La verdad que el problema no era tan grande, sino que todos éramos más jóvenes, más inexpertos. Ahora cada uno sabe y conoce cuál es su lugar, entonces las cosas funcionan mejor.

Clip oficial de «Fuego y Pasión», del disco «Causa y Efecto»

El regreso de Nepal

Tiempo atrás, comenzó a correr cierta bulla en el ambiente cuando nos enteramos que Javier había subido de invitado a un show de Larry Zavala para tocar algunos temas de Nepal. Poco después la imagen de ambos con Beto (los tres pilares de la legendaria banda) abrazados en una misma foto despertó las más entusiastas teorías al respecto; hasta que ellos mismos se encargaron de despejar las dudas: «¡En 2023, vuelve Nepal!».

Larry, Beto y Javier: El reencuentro de tres viejos amigos
Larry, Beto y Javier: El reencuentro de tres viejos amigos

– Una de las grandes sorpresas de los últimos tiempos en la escena del Metal Argentino, fue el regreso de esta banda tan querida y recordada por el público. ¿Cómo y por qué?
Con el tema de la reunión de Nepal se dio porque si bien Beto tiene su banda, Larry tiene la suya y yo estoy con la docencia y tocando con mi proyecto eventualmente, a partir de la pandemia decidimos juntarnos para hacer un show en el 2023, y casualmente se cumplen 30 años de la edición de «Raza de Traidores».

– ¿Qué podes contarnos al respecto? ¿Será una reunión conmemorativa?
Si, fundamentalmente va a ser una reunión de festejo por los 30 años del primer disco, de festejo por reencontrarnos y darnos el espacio, por permitirnos volver a tocar juntos, aunque sea por única vez. Necesitamos, o al menos yo necesito, cerrar un círculo que en su momento no pudo cerrarse, y me parece que la mejor manera de cerrarlo es con un show de Nepal festejando los 30 años de «Raza de Traidores». 

¿Piensan grabar algo nuevo, o en vivo para la ocasión?
¿Si se va a grabar algo? Supongo que sí, fundamentalmente nosotros, o yo por lo menos, vamos paso a paso. Lo que vaya surgiendo en adelante va de regalo, todo lo que venga lo voy a disfrutar. En este tipo de casos siempre se graba un DVD o un disco en vivo, eso no lo manejamos de forma directa. Supongo que algo va a quedar plasmado para el recuerdo.

Nepal 2023...
¡Nepal versión 2023!

– Estás vos con Larry y Beto… tienen ya pensado el puesto de baterista? ¿Serían alguno de sus ex-compañeros como Facundo Vega o Marcelo Ponce?
Mirá, en el puesto de baterista no van a ser de la partida Facundo Vega ni Marcelo Ponce. Marcelo está dedicado a otras cosas, y Facundo también es un excelente baterista, pero está abocado a otras cuestiones. Esto es algo que tenemos que resolver en lo inmediato, pero ya está casi decidido, en breve ya vamos a tener una confirmación. En este momento no podría darte el nombre porque hay dos o tres personas dando vueltas por ahí, pero en cualquier momento nos decidiremos. 

– Una pregunta que me hice de chico cuando los conocí, y varios nos preguntamos, pero nadie sabe la respuesta… ¿Por qué el nombre Nepal? Sabemos que es un pequeño paìs en Asia, pero ¿por qué motivo deciden ponerle así a una banda de Metal?
Ese nombre se le ocurrió a Beto, y yo me enteré hace muy poquito tiempo, hará unos meses, por qué el nombre Nepal. Cuando Beto estaba formando la banda, alguien propuso «Napalm», que sonaba más agresivo, más metalero si se quisiera… Beto propuso poner Nepal, y así quedó. Lo supe recién hace unos meses… 

– Te imaginaste a comienzos de milenio, que 23 años después Nepal estaría de regreso en las tablas nuevamente?
¡No, por supuesto que no! ¡Hace 20 años atrás si me lo hubieras preguntado te hubiera dicho un no rotundo! De hecho lo hice durante más de 20 años, traté de negar la existencia y mi paso por Nepal, en algún momento renegué de eso. Después con el tiempo y la edición de «Dharma» y «Causa y Efecto», me cambió la cabeza y pude pensar de otra manera. Esta reunión es un regalo del cielo, cuando te amigas con vos mismo disfrutas las cosas de otra manera. La verdad que en este momento lo estoy disfrutando día a día, no quiero que llegue el momento del show. Vamos paso a paso, estoy disfrutando todo el preparativo, sacar las canciones nuevamente. Nepal me dio un nombre, un montón de cosas, yo no podría estar haciendo lo que hago, si no hubiese sido por Nepal.

Nepal en Maza TV, conducido por Cesar Fuentes Rodriguez

La docencia como forma de vida

Además de ser un músico que usa su guitarra para cantar desde el alma, Javier se convirtió en estas dos décadas en un profesor totalmente entregado a la docencia, más por amor al arte que a otra cosa. Incluso tiene una web oficial en la que pueden contactarlo: JavierBagala.com.ar. Como dijo anteriormente, no lo siente como un trabajo, sino como una vocación a la que se entrega con pasión, la cuál le permite vivir. ¿Qué mejor manera de lo que debe ser alcanzar la felicidad y sentirse realizado con uno mismo, no?

Javier Bagala, el artista que hace con su guitarra lo que le gustaría hacer con su voz
Javier Bagala, el artista que hace con su guitarra lo que le gustaría hacer con su voz

– No quiero dejar pasar que has dictado clases a varios guitarristas conocidos en la escena, como Wan Lee (Imperio) o Gonzalo Iglesias (Beto Vazquez Infinity). Para quienes estén interesados, ¿cómo pueden hacer para tomar tus clases presenciales o virtuales?
¡Cómo no! Como dije antes, hace exactamente 31 años que doy clases de guitarra, y hace 22 años que lo hago de manera full time, cierto? Me pueden ubicar a través de las redes como Javier Bagala, y bueno si no también trabajo de manera presencial. Luego de la pandemia estuve trabajando de manera online, que ciertamente me abrió un mundo totalmente desconocido, creo que es algo que llegó para quedarse. La verdad es algo que realmente disfruto mucho, y me siento honrado y bendecido de poder hacer esta tarea.

– ¿Hay algo más que te gustaría decirle a quienes van a leer esta entrevista?
Decirles que estén atentos, va a ser el único show que vamos a dar en Capital, y tenemos muchas ganas de ver a la gente. Posiblemente vengan padres con sus hijos, porque es algo lógico que puede llegar a suceder. Tenemos mucha confianza de que va a haber mucha gente joven que no vio a la banda. Hay chicos que no tienen ni 20 años y conocen a Nepal por Youtube o Spotify, entonces bueno tal vez quieran saber quiénes somos, no? Y bueno, ahi van a tener la oportunidad de ver lo que fuimos y lo que somos…

– ¿Solamente para Capital sería este show conmemorativo?
¡En principio haremos una presentación en Capital, después si sale alguna fecha en el interior, la haremos también con mucho gusto!

– ¡A mover a las productoras del interior entonces, eso va a ser un boom! ¡Muchas gracias por tu tiempo Javier! 
Bueno Agustin, espero que esta charla haya sido de tu agrado, y espero haber sido de utilidad, te mando un abrazo!

Cerramos esta nota con el clip oficial del tema que da nombre al último disco solista: «Causa y Efecto»

Compartir:

Agustin Di Mauro

Licenciado en Ciencias de la Información (UNC), especializado en medios gráficos y digitales. Redactor y editor de Vientos de Poder desde 2012. Melómano apasionado del Metal. ¡Más Judas Priest, menos Poison!

2 comentarios en «Javier Bagala, el artista que hace con su guitarra lo que le gustaría hacer con su voz»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *