Entrevista al Tano Romano, un prócer de nuestro Metal

El Tano Romano es un prócer del Metal argentino. Estuvo en los inicios del género en nuestro país y tiene de primera mano todas las vivencias que significaban ser un metalero en esas épocas. Formó grandes bandas qué no hace falta que nombremos. En síntesis, el Tano es una gran personalidad de nuestra música y es alguien que realmente tiene una pasión única por el género. Se estará presentando con su proyecto “Tano Romano” y con V8 tributo en el festival “Inmortales Heavy Metal” que se llevará a cabo en el Luna Park el próximo 21 de Junio. Ante eso, charlamos con él y nos contó grandes anécdotas sobre su carrera y su vida y toda la expectativa que tiene ante el festival en el Luna.

Su historia

-Tano, ante todo, queremos agradecerte por brindarnos un espacio para poder dialogar con vos. Quienes hacemos Vientos de Poder somos grandes admiradores tuyos, de hecho en parte el nombre del magazine se debe a una de las canciones que vos coescribiste y grabaste para Hermética. La verdad estamos muy honrados de contar con vos para esta entrevista. Participaste en grandes bandas que son pilares del género en nuestro país, tenés casi 40 años de carrera. ¿En algún momento te ponés a pensar en todo eso? ¿Qué conclusiones sacas de toda esa trayectoria?

Lo pienso cuando me pongo a charlar con alguien sobre mi trayectoria, ahí me doy cuenta de que fue hace mucho tiempo y de que pasaron muchas cosas. La conclusión es que estuvo bueno jugármela por esto, ser músico es difícil, se complica muchas veces. Es dejar muchas cosas de lado, equiparse, tener buenos instrumentos, horas de ensayos. No lo tomo como un sacrificio, porque es lo que me gusta. Si no hubiese elegido esto, no hubiese tenido un montón de alegrías y cosas lindas. Recorrer todo el país y otros países. Llegar a lugares y encontrarle con gente que te ves por primera vez, sentir esa relación de amistad y unión. Muchas cosas lindas vividas, tocar con bandas que me influenciaron. Si hay otra vida después de esta, ojalá que me toque lo mismo y que vuelva a elegir ser músico.

-Ya que es la primera vez que te entrevistamos para este medio te queremos preguntar: ¿Cómo fue que te iniciaste en la música y cómo llegas a tocar Metal?

Yo terminé la escuela primaria y la verdad que ni siquiera se me cruzaba por la cabeza ser músico. En esa época, en las escuelas los profesores de música no hacían que el alumno quiera ser músico, no te incentivaban. Era un momento de relajación y de divertirse, y de ver cuando la maestra se iba, sacarle el piano, levantarle la tapa y ponerse a tocar cualquier boludez, pero por hacer un poco de ruido nada más. Ya terminando la escuela primaria, había unos vecinos en casa que eran músicos y tocaban canciones de los Beatles o de Creedence. Carlos, uno de ellos, era el guitarrista y cantante. Yo era chico, tendría 13 años, él 15. Un día empecé a ir a la casa, que era al enfrente, el padre era colectivero y a veces lo ayudábamos a lavar el bondi al padre.

– ¿Era guitarra criolla o eléctrica?

Carlos tenía una guitarra criolla, que tenía tres cuerdas de guitarra. Las tres primeras cuerdas eran de guitarra eléctrica, o sea, eran cuerdas de acero las tres primeras, y sonaba como una acústica. Y bueno, cuando escuché el sonido de esa guitarra, me enamoré del sonido. Yo conocí Los Beatles porque él tocaba esas canciones, no porque había escuchado un disco esa banda. Ahí me empezó a gustar ese instrumento y a querer aprender a tocar una guitarra. Yo venía de una familia pobre y no podía tener una viola. Mi vieja se quedó viuda cuando yo tenía cinco años y mi hermana siete años, entonces no tenía dinero para comprarme la guitarra.

La historia de muchos pibes…

Ahí empecé a sentir amor por este instrumento. Al poco tiempo, un tío mío se dio cuenta que me gustaba la guitarra, y justo Carlos vendía la suya. Me la pudo comprar, y ahí tuve mi primer guitarra. Estaba horas tocando en la puerta de mi casa, sin saber tocar, pero yo le daba, le daba, le daba… arranqué con temas de los Beatles. Al poco tiempo empecé a laburar en una fábrica teniendo 16 años. Ahí lo conocí a Willy Caballero. Decidimos juntarnos para armar una banda. Fue cuando escuché Black Sabbath. Me di cuenta que esa era la música que me gustaba. Si bien las canciones de los Beatles son muy lindas, a mí me gustaba esa distorsión de la guitarra de Tony Iommi, esas canciones oscuras. Laburando nos pudimos ir equipando y ahí armamos nuestra primera banda, Cerbero.

La huella de Hermética

-¿Qué es lo que más recordás de lo que fue Hermética?

Yo en ese entonces estaba tocando con Cerbero, 8 años estuvimos con Willy haciendo Black Metal. Era la época en que estábamos nosotros, estaban V8, Bloke, Tonelada y algunas bandas más. El Heavy Metal recién se iniciaba. Nunca pudimos llegar a grabar un disco porque era muy difícil. Después de ocho años hicimos un parate por problemas laborales y de falta de tiempo. Estuve un año zapando con algunos músicos que nos juntábamos y tocábamos. Hasta que un día me llegó un llamado de Marcelo Tomy (Moya), diciéndome que Ricardo, el bajista de V8, quería armar una banda y que quería contar conmigo en la guitarra. Y bueno, me puse contento porque sabía que era un bajista que ya había tocado Heavy Metal. En esa época tampoco había tanta experiencia, ¿viste? Podías encontrar un músico que le gustara el Metal o un músico que escuchara otro tipo de música.

– ¡Y en este caso era uno conocido en el ambiente!

Sí, en este caso yo sabía que era un bajista de la banda de Metal V8, que habían llegado a grabar el disco. Recuerdo que nos juntábamos en la casa de Ricardo con dos criollas. Fuimos armando los primeros temas del primer disco. Y después empezamos a ensayar en la casa de Marcelo Tomy, en Villa Ballester, que el bondi nos dejaba como a 20 cuadras, y terminábamos re tarde. Y a la vuelta capaz que caminábamos 20 cuadras y si el colectivo no pasaba más, teníamos que caminar 50 cuadras más para llegar hasta la avenida General Paz. Pero bueno, felices porque nos juntábamos a hacer música. Después Hermética me dio la posibilidad de entrar a un estudio de grabación, de salir a la ruta y conocer distintas ciudades, y encontrarnos con gente que venía a vernos y que conocía nuestras canciones.

– La gran experiencia de las giras y contactar con la gente…

Re lindo… subirte a un micro de gira, estar 20 horas viajando arriba de un micro, tocando, jugando al truco, durmiendo, chupando, jodiendo. Después llegar al show y tocar. Bueno, la posibilidad también de tocar con las bandas que nos influenciaron, como Black Sabbath, Motörhead. Poder tocar de teloneros de ellos, es increíble todo lo que vivimos con Hermética. O sea, me quedo con todos esos lindos recuerdos, ¿no? De pibes que la luchamos siempre y que se nos dio esa posibilidad de poder tocar y poder llegar a muchos lugares con nuestra música. Como dice “Ayer deseo, hoy realidad”, de “cumplir el sueño pendejo de ayer”. 

hermética tano romano

Tributos y herencias

-En estos últimos años estuvieron con un Tributo a la H ¿Por qué decidieron hacer presentaciones cómo “La H no murió”?

-Mirá, después de Hermética vino Malón. Tocamos con Malón y también nos fue re bien, éramos tres integrantes de Hermética en una misma banda, tocando juntos. Creo que el sonido de Hermética estaba ahí, en Malón. Después paramos un tiempo y luego volvimos. Todo el tiempo y en todos esos años, la gente siempre nos pedía canciones de Hermética. Muchos chicos jóvenes que nunca pudieron ver Hermética y que conocían las canciones por haber escuchado los discos. Y la pregunta de la del millón que nos hacían era «¿Cuándo vuelve Hermética?». Se nos ocurrió que podría estar bueno que habiendo tres integrantes de la H, poder hacer un show donde nos saquemos las ganas nosotros de tocar y que también darle a la gente eso que siempre nos piden. Creo que mejor que nosotros nadie puede hacer sonar esos temas como eran.

– Ciertamente, son los autores y los intérpretes originales de esas composiciones…

Claro, se nos ocurrió esa idea y bueno, la hicimos. Pensamos hacer un show acá en Capital, en Teatro Flores. Lo que iba a ser un show, terminó siendo cuatro, con la capacidad agotada de cada uno. Eso abrió un montón de otras puertas, ¿no? Nos llamaron de Córdoba, de Mendoza, del sur, del norte, y hasta de países limítrofes… Y eso hizo de que sigamos haciéndolo porque aparte que cada show de La H no murió, era una fiesta increíble. Vos mirabas al público y veías tipos de nuestra edad con chicos más chicos. Todos abrazados y cantando todas las canciones.

-Respecto de esa vuelta con Malón hace ya más de 10 años ¿Cómo se fue dando y por qué decidieron seguir con la trayectoria de esta banda?

-En el ’97 Claudio tuvo la idea de hacer un proyecto solista y alejarse de la banda y nos separamos. En nuestro caso con Karlitos (Cuadrado) volvimos a juntarnos con Willy Caballero y la idea era grabar lo que nunca habíamos podido grabar, el disco de Cerbero. Entonces era una espina clavada que teníamos. Decidimos sacarnos las ganas de grabar con Willy en estudio, pero le pusimos Visceral. Así que todavía nos queda pendiente la grabación del disco de Cerbero. Espero que antes de partir para el otro mundo, podamos sacarnos esa espina clavada. Luego hice Razones Conscientes, y después en un momento festejando los 25 años de Tano Romano, se me ocurrió hacer un festejo tocando canciones de mi historia en la música, donde gran parte de ese repertorio, que fueron como 28 canciones, fueron canciones de Hermética, Malón, Visceral, etc.

– Ahí se encendió algo, por decirlo de alguna manera…

Creo que esa fue la chispita que encendió la llama. Además al poquito tiempo aparece una persona que tenía unos videos del show donde sacamos “Resistencia Viva” de Malón, que había sido en Ferro. Vino con el fin de vendernos el material. Fue con Pato Strunz. Pato se comunicó con nosotros para decirnos que había aparecido este material y todos coincidimos que estaría bueno entonces hacer un DVD. Claudio (O’Connor) también estuvo de acuerdo. Él le propuso por qué no lo apoyamos tocando en vivo ese lanzamiento. Y así se empezaron a dar un montón de cosas, porque después apareció un productor que es Ariel Vigo, y nos propuso hacer un par de shows de Malón en el microestadio Malvinas. Esa fue la vuelta definitiva, el regreso más esperado de Malón. Hicimos ese show y después hicimos el “360”, que también fue ahí en Ferro.

– ¿Cómo surge la idea de hacerlo en 360°? Fue algo bastante original…

La idea del “360” fue el día que fuimos a ver el escenario para el regreso. Nos encontramos que en ese mismo lugar estaban armando el escenario para una pelea de UFC. Así vimos un escenario redondo en el medio de la pista, y nos dijimos que el próximo show tenía que ser así. Después de lo que vivimos en ese regreso tan esperado, y en el 360, no quisimos parar más. La pasamos re bien y vimos que había mucha gente que nos estaba esperando. Principalmente muchos chicos jóvenes que nos habían escuchado, pero nunca nos habían visto en vivo. ¡La verdad fue una fiesta increíble! Así que ahí fue la vuelta de Malón, en el 2011.

La creatividad en la pandemia

-Ahora con Malón tienen a un nuevo baterista, Javier Rubio ¿Cómo se incorporó él a este proyecto y que es lo que un músico como Javier le da a una banda histórica cómo lo es Malón?

-Javier le trajo otro aire a las composiciones. Yo tenía muchísimas cosas grabadas en esos 18 meses de encierro. Una manera de escaparme era ponerme a tocar la viola en el estudio que armó mi hijo antes de la pandemia acá en casa… tocar, zapar y empezar a grabar nuevas ideas para canciones futuras. Al momento de componer agarramos todas esas carpetas y estuvimos un año trabajando. Escuchando horas y horas de zapadas y seleccionando las mejores partes. Las cosas que nos llamaban la atención las cortábamos y las íbamos guardando. Una vez que teníamos seleccionado todo, volvíamos a escucharlo y ahí empezábamos a componer las nuevas canciones. A buscarle qué le faltaba, a ver cada parte, cada riff. La parte musical nos encargamos Carlitos, Javier y yo. Y bueno, después lo agarró Claudio para trabajar lo que es la parte lírica y cantar las canciones.

– ¿Quedaron conformes con el resultado final?

Sí, estamos muy contentos por cómo quedaron las canciones y por el sonido que logramos. El disco fue grabado una parte en el estudio “Del Pie”, que hoy ya no existe. Fuimos una de las últimas bandas que grabaron en ese estudio que era de Alejandro Lerner. Teníamos reservados varios días como para poder grabar. Entonces pudimos grabar las bases ahí y después las voces las grabó Claudio en otro estudio. Respecto de las guitarras y lo que es la mezcla general del disco, fue acá en el estudio de casa en “Romano estudios”. Todo fue grabado por Randy Romano, que es otro orgullo que me da que mi hijo haya grabado y mezclado este nuevo disco y que suene como suena. La verdad que estamos muy contentos por el sonido logrado.

tano romano con malón

-El próximo 21 de Junio te vas a presentar con tu proyecto Tano Romano y con «V8 el Tributo en el festival “Inmortales” en el Luna Park ¿Qué expectativas tenés con respecto a ese concierto, y que significa que el Heavy argentino vaya a copar ese mítico recinto?

-Y la verdad que tocar en el Luna Park, creo que es algo que a cualquier músico le gusta. Yo tuve la suerte de tocar ahí cuando presentamos «Nuevo orden mundial» con Malón. Pero bueno, los chicos de la banda integrantes de Tano Romano están enloquecidos con esto que vamos a estar tocando en el Luna. Principalmente presentando las canciones de nuestro disco que también sacamos en pandemia que se llama «Liberarse y Existir”. Pueden escuchar las canciones en la página en Youtube que es «Tano Romano Oficial». Ahí pueden escuchar todo el disco y ver los diez videos, un video por cada canción del disco. Está buenísimo también lo que hicimos con Tano Romano. Y estamos muy contentos de poder presentarnos y ser parte de este festival donde toca Renacer, El Dragón, Entre el Cielo y el Infierno, Tano Romano, V8 Tributo y Horcas.

– Se podría decir que es un gran momento para tu banda solista…

La verdad que con la banda Tano Romano tengo la suerte de tocar con unos músicos increíbles. Pablo en la batería, creo que es una máquina infernal. Y aparte que hace mucho tiempo que tocamos, somos amigos. Y bueno, Javier y Emanuel, que son los dos integrantes nuevos, los dos que se integraron justito antes de que empiece la pandemia. Ingresaron a la banda y pudimos grabar las voces, y cuando estábamos grabando los bajos nos agarró la cuarentena.

– ¿Cómo los afectó ese momento que golpeó a toda la sociedad en su conjunto a nivel mundial?

Emanuel pudo seguir grabando los bajos en su casa y pudimos incorporarlos para seguir adelante con la mezcla en plena pandemia, tuvimos mucho tiempo como para dedicarle. También logramos un excelente sonido y estamos muy contentos por cómo quedó el álbum y por todas las canciones. Manuel, Javier y Pablo son músicos increíbles. La banda la verdad suena muy bien, y tenemos ganas de que la gente nos escuche en vivo porque después de la pandemia yo empecé a tocar con La H no murió, con Malón y no tuvimos mucha posibilidad ni mucho show para hacer con Tano Romano. Así que esta va a ser una linda oportunidad para que la gente escuche la banda a pleno, en vivo, y seguramente le va a gustar mucho.

-Y con respecto a V8 tributo, dónde homenajean a la banda fundacional del Metal argentino ¿Por qué es importante que este tributo este en este festival que se va a llevar a cabo en el Luna Park?

-Bueno, para nosotros es importante tocar siempre. Y creo que las canciones de V8 en un festival que se llama «Inmortales Heavy Metal» no pueden faltan. Así que va a ser una gran fiesta y seguramente todos lo van a disfrutar. Yo vengo ensayando los temas con el DVD que está subido a Youtube. Y bueno, escucho la gente cantar los temas, todo, y la verdad que está buenísimo. A mí me emociona también porque me lleva a la época en que yo empecé a tocar y que en la radio sonaba V8 porque era una de las pocas bandas que había llegado a grabar un disco. Entonces cuando escuchabas un programa como Cuero pesado por ejemplo, y una banda nacional como V8, estaba sonando porque era la banda que había grabado. Así que me trae esos lindos momentos.

-¿Cómo llegaste a tocar en ese tributo? ¿Quién fue el que te convoca para formar parte?

El que me dió la idea fue Carlos Tórtola, que en paz descanse. Él se encargó de organizar el show de los 25 años de Tano Romano en el Teatro Flores. Teníamos una relación de laburo y amistad. Cuando Rowek le dio la idea, Carlitos me lo propuso. Le dijo a Rowek: «Que sea el Tano Romano el que toque los temas”. Pero bueno, cuando Carlos me lo propuso le dije: ¡No loco! Yo no puedo ocupar ese lugar, es de Osvaldo”. Y bueno, me dijo: «Vos tenés que ser vos, podés hacer los temas. La gente te quiere y te respeta, y vos lo vas a hacer con mucho respeto… Y la gente sabe que vos lo vas a hacer así”. Y bueno, me puse a laburar. Tórtola fue el que hacía los festivales “Metal para todos”. Muchísimas bandas pudieron tocar en el Malvinas gracias a Tórtola.

tan romano

-Para ir cerrando, cómo dijimos antes, sos un referente en el Metal argentino. Desde ese lugar ¿Qué le podrías decir a las nuevas generaciones que escuchan Heavy Metal?

-A los que escuchan Heavy Metal, a las nuevas generaciones, que disfruten de esta música que es pasión y sentimiento. Hay excelentes músicos, excelentes bandas y un futuro que está buenísimo. Y para las nuevas bandas que sigan adelante y que disfruten, que no bajen los brazos, que hagan las cosas con mucha responsabilidad. Cuando uno hace las cosas con responsabilidad y cuando se esfuerza por hacer las cosas y que todo salga bien y que le dedica mucho tiempo, la vida se encarga de premiarlo. Así que denle para adelante, disfruten que está buenísimo tener una banda, juntarse con amigos a hacer música, a componer canciones, a tocar covers o lo que sea está buenísimo. Disfruten de eso que es una caricia al alma.

-Bueno, no nos queda más que agradecerte por tu tiempo y te deseamos lo mejor y que la sigas rompiendo cómo ya lo has hecho en tantos años de carrera.

Muchísimas gracias a ustedes por la entrevista y por muchos años más de Vientos de Poder. Cuídense mucho, un fuerte abrazo.

Compartir:

Willie Belgoff

Estudiante de guitarra y canto. Mis caballitos de batalla metaleros son Maiden y Helloween. Alguna vez aprendí Letras Modernas en la UNC. Fútbol, mate, basket y cerveza acompañado de un buen Power Metal. ¡Por más Bruces Dickinsons y Michaeles Kiskes en el mundo!

Un comentario en «Entrevista al Tano Romano, un prócer de nuestro Metal»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *