Pantera: los creadores del groove metal y su legado eterno

Hace 30 años la humanidad vivió una época determinante en su historia, aparecieron las reproducciones digitales, comenzaba a dar sus primeros pasos internet y la música experimentaba una diversificación masiva. En los amados años ’90 estaban de moda Madonna y Michael Jackson, el heavy metal venía explorando su lado más frenético con el thrash como respuesta al glam y ya empezaba a hervir el caldo de cultivo que dio vida al grunge. En el medio de ese panorama, una banda se las arregló para crear un género por sí mismos y convertirse en una leyenda: Pantera. Es muy adecuado que la tapa de uno de sus discos sea un tipo recibiendo una trompada en la jeta.

El nacimiento de una leyenda

Todos los niños del mundo crecen jugando con autitos, muñecos o pelotas. Siendo sus padres músicos y productores, los hermanos Abbott crecieron jugando con instrumentos. Desde temprana edad la relación con la música era tan visceral, que a los 16 ya se le había prohibido a Darrell presentarse en competencias de guitarristas en su ciudad por haber ganado tantas veces.

Ambos comenzaron sus proyectos musicales como su destino lo dictaba, hasta que lograron concretar una banda que bautizaron Pantera (así, en español, porque cuando la fueron a registrar, Panter ya estaba usada por alguien probablemente mucho menos talentoso que hoy ni conocemos). Las influencias que tenían los llevaron a tocar un estilo glam donde los músicos pasaban más horas en la peluquería y maquillándose que ensayando. Después de varios cambios de integrantes, llegan Rex Brown al bajo primero y luego Phil Anselmo para las voces principales.

La explosión

Los primeros años de la banda fueron olvidables. Sus discos son más de lo mismo y 2 décadas después los trataron de ocultar. La música glam que emulaban no les permitía crecer profesionalmente y si bien son álbumes muy prolijos, no tienen un gran aporte a su escena ni a la música en general. Recién en Power Metal, lanzado en 1988 empezamos a notar una clara búsqueda de identidad musical y el ingreso de Phil Anselmo en esta etapa denotaba una clara tendencia a romper los moldes. Las influencias de grandes del thrash como Metallica y Slayer, terminaron de darles el empuje que necesitaban para animarse a ser ellos mismos.

El disco Cowboys From Hell lanzado en 1990 fue una cachetada a la escena. “Estamos tomando el control de esta ciudad” decía el primer tema del disco que le daba nombre. Claro que sí, señor Phil, estaban tomando control de la ciudad y del mundo. Los riffs eran vertiginosos, las voces de Anselmo sonaban alucinantes y el estilo musical daba una ola de frescura y fuerza al metal, creando lo que luego se denominaría Groove metal.  La química entre ellos era magnífica. Basta escuchar Cemetery Gates para cubrir tu cuerpo con piel de gallina.

Durante ese período de crecimiento, participaron del Monsters of Rock en Moscú, un evento que se gestó en el marco de la desaparición de la Unión Soviética y el nacimiento de Rusia. Se trataba de un recital que reunía bandas como AC/DC y Metallica, y Pantera fue invitado a telonearlos. Los organizadores pensaron que iba a reunir unos pocos miles de personas pero, en cambio, contextualizados por la energía de jóvenes ansiosos por la llegada de un Estado más justo y la liberación de la represión, se calcula que había más de medio millón de participantes.

La puesta en escena de Pantera fue emocionante, el breakdown de Domination interpretado a cielo abierto después de su virtuoso solo de guitarra, sigue resonando en los confines del universo como la expresión artística más intensa jamás creada en la historia de la humanidad.

El camino del Groove metal

Su popularidad llegaría con su próximo disco Vulgar Display of Power que tiene canciones icónicas como Walk, Fucking Hostile o A New Level. El estilo de Pantera se afianzó y le dieron lugar a más fuerza musical. Su siguiente obra, Far Beyond Driven, contiene un sonido más pesado porque bajaron la afinación en un tono y los riffs de 5 Minutes Alone, I’m Broken y Shedding Skin son perfectos. Sencillamente no se lo puede escuchar en bajo volumen.

Con su siguiente trabajo discográfico comenzaron los problemas. El señor Anselmo sufría de dolores crónicos y comenzó a abusar de las drogas analgésicas (y después de las otras, las que se consiguen sin receta). Pero el resto no se quedaba atrás, construyeron su propio estudio de grabación donde tenían sala de juegos y hasta un bar incluido. En entrevistas, recuerdan que estaban tan ebrios cuando realizaron ese disco que no recuerdan en qué momento compusieron y grabaron algunas canciones. Por momentos se llevaban tan mal que Phil tuvo que grabar sus voces en otro estudio. En ese desorden vio la luz The Great Southern Trendkill que aun siendo su trabajo más oscuro tiene una dirección experimental sin perder su estilo.

Los rumores de ruptura ya se oían desde hacía tiempo y decidieron contrarrestarlos con Reinventing the Steel en 2000 durante el auge del nü metal, un disco que vuelve al estilo más pesado de la banda con himnos como Revolution Is My Name y Yesterday Don’t Mean Shit. A pesar de sus esfuerzos, el vocalista ya tenía proyectos solistas y los hermanos Abbott se dieron cuenta de que no quería regresar. Su separación fue definitiva en 2003.

Separación, tragedia y legado

Mientras Anselmo dedicaba su carrera artística a sus proyectos Down y Superjoint Ritual, los hermanos Vinnie Paul y Dimebag fundaron Damageplan, con claras influencias de los nuevos estilos de metal que eran tendencia en la época. Aun así se la nota sólida y más melódica que Pantera principalmente por su nuevo cantante.

Este prometedor proyecto se vio truncado por la tragedia. El 8 de diciembre de 2004 Dimebag fue asesinado en un recital por un fanático que le disparó cuando comenzaban a tocar. La seguridad del lugar y los colaboradores de la banda actuaron rápidamente para que el asesino no disparara también a Vinnie Paul. Cuando la policía llegó al lugar, no tuvo más remedio que disparar contra el asesino porque no daba indicios de querer rendirse y tenía un rehén en su poder. Triste final para uno de los mejores guitarristas de todos los tiempos.

Por un tiempo, su hermano Vinnie no hizo música, pero luego regresó para formar parte de Hellyeah, grupo formado por ex integrantes de Mudvayne. En 2018 a causa de una miocardiopatía, enfermedad que tenía desde hacía muchos años, falleció.

Todos sabemos que ambos están zapando en la eternidad.

Desde el año pasado, se comenzó una gira de Pantera que reúne a su cantante y bajista junto a​ Zakk Wylde y Charlie Benante, como guitarrista y baterista respectivamente. Se rumorea que pueden llegar a grabar un disco. Pido perdón de antemano pero Zakk no es Dimebag. Es un gran y virtuoso guitarrista que respeto y aunque son contemporáneos, fueron muy amigos y tienen la misma onda, tengo que repetirlo para que quede claro: no es Dimebag. Graben lo que quieran, muchachos, no va a sonar a Pantera.

Reflexiones finales

La vida sigue, claro, todos estamos condenados al mismo destino final. Pero algunos iluminados llegan a transmitir tanto con el arte a tal cantidad de personas que su marca vive eternamente por más que sus cuerpos tengan que partir. Dimebag Darrell es considerado por muchos expertos como el mejor guitarrista de heavy metal de la historia pero, opiniones mediantes, con seguridad será recordado por su virtuosismo inigualable.

Pero Pantera no sólo era él, la conformación del equipo los llevó a ser lo que fueron. Su contribución a la música heavy metal fue inmensa, pero también trascendieron los límites del género. Su carisma y originalidad atrajeron a un público diverso, lo que los convirtió en un fenómeno cultural más allá del ámbito del metal.

Hoy en día, la influencia de Pantera sigue siendo palpable en miles de bandas actuales que encuentran en su legado una fuente de inspiración para crear música audaz y poderosa. El espíritu de la banda sigue vivo en la comunidad metalera. Su legado perdura a través de sus álbumes clásicos y las leyendas que se tejen en torno a su renombre.

Se consagró como una de las bandas más importantes e influyentes en la historia del heavy metal. Su música, su pasión y su energía desbordante marcaron un antes y un después en el género, dejando una profunda huella que perdurará por siempre.

Compartir:

Augusto Paganini

Licenciado en Comunicación Social, guionista de contenido audiovisual y periodista gráfico. A veces me pongo a escribir y salen cosas como la que acabás de leer. Empecé a escuchar música con Metallica, Nirvana y Pantera, ¿y vos?

Un comentario en «Pantera: los creadores del groove metal y su legado eterno»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *